¿Qué significa estar en el gobierno Bolsonaro?

Hang on for a minute...we're trying to find some more stories you might like.


Email This Story






Jair Bolsonaro – quien ganó la presidencia del país más grande de Latinoamérica el domingo – ha hecho grandes promesas para su gobierno, pero sin muchos detalles.

Y en un país que salió de un dominio militar apenas hace 33 años, Bolsonaro inspiró preocupaciones con su promesa de incluir generales jubilados en su ministro.

Entre los oficiales militares anteriores quienes tuvieron un papel esencial en crear las pólizas son generales jubilados Alessio Ribeiro Souto – quien se enfoca en la ciencia, tecnologia y educacion – y Oswaldo Ferreira, quien elaboró planes para infraestructura y las Amazonas.

El general Augusto Heleno, quien dirigió la misión brasileña de las Naciones Unidas en Haití, será su propio ministro de defensa y algunos lo consideran una potencial fuerza moderadora.

Los tres hijos legisladores de Bolsonaro, Eduardo, Carlos y Flávio, también tienen su participación. Marcos Pontes, un astronauta brasileño, ha sido promocionado como ministro de ciencia y tecnología.

Las alianzas de Bolsonaro con poderosos agronegocios, cristianos evangélicos y grupos de apoyo de las armas le dan influencia en el congreso, pero también se ha comprometido a evitar los ministerios que venden caballos como partidos de apoyo.

 

La economía

Brasil aún se está recuperando de la peor desaceleración económica de su historia, y el manifiesto de Bolsonaro prometió “hacer los ajustes necesarios para garantizar el crecimiento con baja inflación y generación de empleo”.

Estatal desde hace mucho tiempo, se convirtió a la economía liberal y eligió a Paulo Guedes, un liberal educado en la Universidad de Chicago que cofundó el banco de inversión brasileño BTG Pactual, como su ministro de finanzas.

Guedes defendió la privatización de las empresas estatales, reformando el agobiante sistema de pensiones de Brasil y manteniendo un límite de gasto de 20 años. Pero a principios de este mes, Bolsonaro vetó los planes de Guedes para privatizar la petrolera estatal Petrobras y la eléctrica de servicios públicos Eletrobras.

Y mientras la presencia de Guedes ayudó a Bolsonaro a que los bancos e inversionistas lo respaldaron, sigue habiendo dudas sobre su capacidad para negociar la reforma de las pensiones, lo que los inversores consideran crucial para resolver la creciente deuda pública de Brasil.

 

Seguridad

En un país que vio 63,880 homicidios el año pasado, las propuestas de Seguridad de Bolsonaro fueron fundamentales para su apelación e incluyen la castración química para los violadores, liberando la posesión de armas y otorgando a la policía impunidad para matar a más delincuentes que ellos. 2017.

Su manifiesto culpa a los gobiernos de izquierda y sus aliados en cinco estados muy afectados, como Río, un enfoque ideológico que ofrece pocas soluciones, dijo Renato Lima, presidente del Foro de Seguridad Pública de Brasil. Las propuestas para una mayor inversión en herramientas, tecnología y capacidad de investigación de las fuerzas policiales carecen de detalles y, si bien el manifiesto de Bolsonaro dice que las fuerzas armadas deben estar preparadas para combatir la violencia, no explica dónde ni cómo.


“Tal vez puedas reducir el crimen, pero tendrás peor violencia. Se empeorarán las violaciones de derechos y la población seguirá aterrorizada “, dijo Lima.

 

Las Amazonas y el medio ambiente

Bolsonaro hizo una campaña para comprometerse a combinar el ministerio de medio ambiente de Brasil con el ministerio de agricultura, bajo el control de aliados del grupo de agronegocios. Ha atacado a agencias ambientales por dirigir una “industria de multas” y ha abogado para simplificar las licencias ambientales para proyectos de desarrollo. Su jefe de personal, Onyx Lorenzoni, y otros aliados han desafiado a la ciencia del calentamiento global.

“El quiere que Amazon siga siendo brasileño y la fuente de nuestro progreso y nuestra riqueza”, dijo Ribeiro Souto en una entrevista. Ferreira también dijo que Bolsonaro quiere reanudar las discusiones sobre las controversiales represas hidroeléctricas en el Amazonas, que se han estancado por preocupaciones ambientales.

El anuncio de Bolsonaro la semana pasada de que ya no buscará retirar a Brasil del acuerdo climático de París ha hecho poco para mitigar los temores de los ambientalistas.

“Tenemos un grave riesgo de ver explotar la deforestación y un aumento de la violencia”, dijo Marcio Astrini, director de política pública de Greenpeace en Brasil.

 

La gente indígena

Bolsonaro ha prometido que las reservas indígenas ya no serán demarcadas y las reservas existentes serán usadas como minerias, algo que alarma a varios líderes indígenas. “Estamos en un estado de alarma,” dice Beto Marubo, un jefe indígena de la reserva del valle Javari.

Dinama Tuxá, el coordinador ejecutivo del enlace de gente indígena de Brasil, dice que la gente indígena no quiere minas y agricultura en sus reservas, cuales son unas de las áreas más protegidas en las Amazonas. “El no respeta las tradiciones de gente indígena” dice.

 

LGBT

La violencia homofóbica en Brasil alcanzó niveles récord en 2017, cuando casi 445 personas murieron como víctimas de homofobia. Antonio Kvalo, cofundador del sitio web Tem Local, reporta ataques homofóbicos, dice que el ascenso de Bolsonaro y sus comentarios homofóbicos han promovido los prejuicios.

Ataques enfocados en la gente LGBT cada vez más mencionan Bolsonaro, o en unos casos hasta se ponen su nombre en camisetas, dice, notando que la gente LGBT ha sufrido niveles altas de violencia en Brasil.

“Esta gente siempre ha existido y siempre atacaron la gente gay pero antes no tuvieron una excusa”, dice Kvalo. “Todos estamos muy asustados.”

 

Educación

Ribeiro Souto dice que bajo un gobierno de Bolsonaro, el currículo escolar sería revisado a quitar lo que él describe como la “ideología” dejada por 12 años de dominio del grupo izquierdista de trabajadores. La ciencia y tecnología son prioridades y la “familia tradicional” será el enfoque, dice.

“Uno debe valorar la familia tradicional sin abandonar los residentes que no conforman con el aspecto tradicional de la familia,” el dice.

Souto dice que la historia de la dictadura militar de Brasil desde 1964-1985 – cuando 400 activistas de la izquierda fueron asesinados o desaparecidos a fuerzas, y miles fueron torturados – fue un “proceso complicado, traumático hasta cierto punto”.

Pero argumentó que la historia que se enseña en las escuelas debe reconocer lo que él llamó los éxitos económicos y las instituciones creadas durante la dictadura y mostrar ambos lados de la historia, dijo, incluidas unas 120 víctimas de grupos de izquierda armados.

“Había brasileños luchando por la implementación de la dictadura del proletariado. Había brasileños que luchaban contra su implementación “, dijo.

Print Friendly, PDF & Email